No tienes que ser el mejor.  Sólo tienes que ser tú mismo. Sólo tienes que ser real. Y hablar desde el corazón. Y saber que tienes el derecho de ver como ves,y pensar como piensas, y sentir lo que sientes, y desear lo que deseas. No tienes que ser un éxito ante los ojos del mundoy no tienes que ser un experto. Sólo tienes que ofrecer lo que ofreces, respirar como respiras, cometer errores y estropearlo todo y aprender a amar tus tropiezos y decir lo incorrecto y dejar de preocuparte tanto por impresionar a nadie, porque al final sólo tienes que vivir contigo mismo, Sigue Leyendo ->