Close

Vivir una vida con sentido.

Hoy, si me permitís, me gustaría compartiros una parte de mi historia personal, de mi vida como emprendedora. Por si quizás, puede ayudar o inspirar a alguien, en su propio camino.

“Me cansé de vivir con miedo”

Hace algo más de un año me cansé de vivir con miedo.  Y me cansé de tomar decisiones desde esa posición. 

Sentí que no era feliz. Que me estaba perdiendo una parte enorme de mi vida, y que no estaba permitiendo sacar lo mejor de mi.

Tomar las riendas de mi vida

Me convencí de que era el momento de tomar las riendas y de convertirme en la directora y arquitecta de mi propia vida.

Que quería vivir la vida desde el sentido que tenía para mi, y en coherencia con la persona que soy, y decidí emprender mi propio negocio.

Hoy soy autónoma. Me dedico a acompañar a otras personas a que se conozcan mejor, a darles herramientas para que tomen mayor consciencia del regalo que es vivir. A que valoren y prioricen su salud y su bienestar. A que se cuiden, a que cuiden lo que aman.

Aprender a sostener el proceso

Han sido 14 meses de mucho trabajo, de mucho sostener, de muchas lágrimas de desesperación, de muchos momentos de ponerme a prueba, de sentirme al límite, de preguntarme si esto vale la pena.

Pero también han sido muchísimos momentos de emoción máxima. Con lágrimas de plenitud y alegría, de abrazos, de agradecimientos, de premios, y de cambios muy positivos.

También de muchísimo crecimiento y auto-conocimiento, así como de toma de consciencia.

Además, este proceso me ha regalado encontrarme y conocer a personas maravillosas que me han enseñado, ayudado y acompañado en mi camino (¡millones y millones de gracias a todxs!).

De la carencia, al valor de las pequeñas cosas

He aprendido a valorar mucho más, las pequeñas cosas de la vida. Cosas que el dinero no puede pagar.

He pasado de vivir una aparente carencia (Carencia= económica, soledad, tristeza, rabia..) a darme cuenta que la abundancia está en aprender a agradecer todo lo que es en ese momento. Y que tengo mucho más dentro y fuera, de lo que creía.

Me he dado cuenta de que la vida en sí es un regalo, y que me siento plena, por el simple hecho de sentirme aquí y ahora.

Me he desnudado y he sentido que no es cierto que se necesite tanto y tanto para vivir, ya que lo bonito de la vida, no se paga con dinero. 

Vivir en coherencia

Pero sobre todo, he aprendido a vivir en coherencia con lo que soy.

Vivo mi vida con valentía, con sentido y  con propósito. Y eso es…. ¡una maravilla!!

Amo profundamente lo que hago. Lo siento totalmente alineado con la persona que soy.  Amo mi profesión.

Y me he dado cuenta de que me quiero más, mucho más.

Todo tiene su precio. También vivir desde el miedo.

Y por supuesto, que todo esto, vivir de esta forma, también tiene su precio. Se necesita estar dispuesta a soltar,  a no aferrarte a una aparente seguridad.

Pero vivir desde el miedo, es pagar un precio demasiado elevado,  para una única vida que tenemos.

Una cuestión de prioridades.

La vida no es cuestión de tiempo o de dinero,  es una cuestión de prioridades. 

De poner delante lo que verdaderamente es importante para ti. Y ser valiente para escogerlo.

Hacerlo, por lo menos a mi, me ha dado mucho sentido, mucha paz y mucho amor.

¡Confía!

Confía en ti. Ábrete a todas las posibilidades, descubre todo tu potencial. ¡Da un salto y apuesta por ti!

Y mientras, respira profundo, permítete sentir todo lo que se mueva en ti, y confía, ya que «LA VIDA TE SOSTIENE».

¡Besos y abrazos!

Minerva Castillo

Coach Salud y Bienestar. Formadora y Conferenciante motivacional

www.minervacastillo.es

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *