Close

El 91% de lo que nos preocupa, no ocurrirá jamás.

Preocuparse es humano, pero nos crea mucho estrés.

La preocupación es como una incapacidad para relajar la atención sobre algo que nos produce miedo. 

Estamos programados para ello, para anticiparnos a los peligros y ser capaces de generar un plan B, en caso de que lo que nos da miedo que pase, termine ocurriendo.

Preocuparnos en exceso, nos genera ansiedad, estrés, y en algunos casos depresión.

Ocuparse, no preocuparse

Preocuparnos excesivamente por cosas que tienen solución destruye la felicidad y cualquier oportunidad de éxito, por eso lo importante no es tanto preocuparse, sino ocuparse.

Fórmulas para dejar de preocuparse

1º- Escribir las preocupaciones un día y leerlas al día siguiente (para ver que no eran tan importantes)

2º- Sentarse una hora concreta del día a pensar en todas ellas. Ya que a muchas personas les resulta más fácil olvidarse de una preocupación si se han otorgado un momento y un lugar específicos para reflexionar.

3º- Afrontar los miedos desde la experiencia. Exponerte en pequeñas dosis, te ayuda a tomar valor.

Mirar a la vida con otra perspectiva

Ser responsables, pero también vivir la vida con ciertos deslices.

Preocuparse, pero no siempre, ni por cualquier cosa.

La vida es contraste, ni todo es perfecto ni todo es malo.

(fuente:elpais)

¡Abrazos!

Minerva Castillo – Coach Salud y Bienestar

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *