Close

Consejos para una Navidad Saludable

De nuevo llega la Navidad, y como es habitual, con multitud de comilonas, actos sociales y familiares. Y para muchas personas,  llega el miedo a subir de peso y/o desviarse de la alimentación saludable.

Así que me gustaría compartir contigo:

Unos Consejos para una Navidad Saludable

1. Practica el Mindful-eating o Alimentación Consciente.

Cuando comes de manera consciente dejas de comer hasta que estás llena, y eres capaz de parar cuando estás satisfecha. Dejas de hacer elecciones de alimentos que no son saludables y que te roban energía, salud, vitalidad y alegría, por otros que te aportan un mejor bienestar.

Para practicar la alimentación consciente es muy importante llevar la atención al momento presente, a la conexión contigo, y a los alimentos que vas a comer en ese momento.

2. Pregúntate si eso te acerca o te aleja de tu bienestar.

Durante las comidas es normal encontrarnos con multitud de saboteadores de nuestro estilo de vida y de nuestro bienestar. Comentarios como “un día es un día”, “esto no te va a hacer daño”, “pero qué sosa”, “pero cómo no vas a comer esto, si se ha comido toda la vida”. Mi consejo es que hagas tus propias elecciones. Que decidas si alejarte de tu estilo de vida por “qué dirán “o “ya empezarás a cuidarte en enero “te hace sentir mejor o peor que agradar a los demás.

Sólo tu sabes lo que te conviene, y serás tu la que va a sentirse aliviada o pesada después de las comidas. Sólo tu sabes hasta dónde puedes “excederte” en tus elecciones, para mantenerte equilibrada. Y no te sientas culpable.

3. Cuida tus relaciones.

Las Navidades es una tiempo de reuniones familiares y vida social más activa, que en muchos casos, nos pone delante, personas con las que habitualmente no nos relacionamos o que no nos gusta relacionarnos.

Respira el momento presente, recuerda que no es tan importante lo que sucede, si no cómo tu gestionas lo que está sucediendo en ese momento.

Cuídate, no te tomes nada de forma personal, acepta que estas ahí, y que suceda lo que suceda, tu puedes mantenerte centrada y en equilibrio contigo. Vívelo con aceptación.

La tensión o el estrés que puede provocar una discusión o un malestar emocional mientras comemos, puede ser igual de indigesto que una comida pesada.

4. Mantente activa.

Trata de moverte. Sal a hacer ejercicio. Ves a andar. Date un paseo con tus familiares. Ayuda a preparar o recoger la mesa. Sal a jugar con los niños. Utiliza las escaleras al subir a casa.

Aprovecha cualquier momento para dejar de estar sentada y activarte. Intenta  hacer ejercicio durante mínimo 30 minutos al día.

5. Sé compasiva contigo misma.

Si aún intentándolo, acabas picando o bebiendo de más, o incluso has acabado discutiendo con un familiar o amigo, no te juzgues. Observa lo ocurrido y flexibilízate. No te culpes, no te avergüences. Cada uno pasa por su momento vital y para cada uno es diferente. Observa qué has aprendido de esta situación. Reflexiona cómo podrías hacerlo en otro momento.

6. Duerme y descansa bien.

La falta de descanso puede alterar las hormonas del estrés, y causar más hambre, retención de líquidos, y aumento de peso.

Estarás con una energía más baja, y con la necesidad de comer alimentos con alto contenido en azúcares o/y grasas para poder aguantar el resto del días.

Aprovecha para dormir y descansar estos días.

7. Toma algún tipo de snacks saludables para controlar la ansiedad.

Intenta no ir a comer con el estómago vacío, para no comer con desesperación y en exceso.

Toma algún tipo de fruta entera o batido, licuado o zumo de verduras 30 minutos antes de la comida. Esto te proporcionará calma y no llegarás con tanta ansiedad a comer, y disfrutarás más de la compañía, sin pensar tanto en comer.

8. Bebe más agua.

Si estás deshidratada eres más propensa a comer en exceso durante todo el día. Al consumir agua, además, ayudas a tu cuerpo a liberar toxinas y movilizar la grasa del cuerpo, tan necesario si durante estas fechas navideñas comes dulces y bebes alcohol.

Toma infusiones digestivas después de comer, tipo: Kombucha, infusiones con limón y jengibre, hinojo, manzanilla o boldo, para mejorar tu digestión o desinflamarte.

9. Aumenta los alimentos depurativos antes, durante y después.

Durante la Navidad se toman alimentos más calóricos y se suelen hacer excesos, en comidas que habitualmente no comemos y bebemos alcohol.

Es ideal prepararse antes, durante y después con alimentos que tengan un efecto más beneficioso para nosotros, y que sean más depurativos y alcalinizantes.

Antes de que empiecen las comilonas prepara tu cuerpo con más ensaladas. Evita los alimentos que sí tomarás durante la Navidad. Come más hoja verde y ensaladas crudas, batidos verdes como desayuno, fruta durante las sobremesas y cremas de verduras.

Al finalizar las fiestas, te propongo tomarte unos días (o semanas) de depuración.

Ayúdate con semi ayunos, o con algunos días de frutas y verduras, para dar un merecido descanso a tu digestión, y una mejor recuperación a tu cuerpo.

10. Facilítate el proceso

No dejes que los kilos o malos hábitos se acumulen en el tiempo.

Para hacértelo más fácil, te propongo acompañarte en ese proceso de vuelta a conseguir una alimentación y un estilo de vida más saludable.

Te acompaño a través de sesiones on-line de Coaching Nutricional y Coaching de Salud.

¡Te deseo unas muy Felices Fiestas!

Minerva Castillo – Coach Salud y Bienestar

 

 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *