Close

Inactividad física y mala alimentación: aumenta un 2% costes de salud del empleado.

La universidad Karolinska Institute (Suecia) determinó en un estudio, que:

«Disminuir la cantidad de horas mensuales destinadas a la actividad física tiende a reducir la productividad laboral».

Concluyó que la inactividad física y una mala alimentación se asocian a un aumento de un  2% en los costos de salud.

Hoy por hoy, la inactividad física está considerada como un riesgo para la salud. 

No hacer ejercicio, aumenta el riesgo a la obesidad, enfermedades metabólicas y enfermedades cardiovasculares.

De forma positiva, la actividad física activa las endorfinas. Las endorfinas estabilizan el cuerpo a nivel cerebral y además, tienen una función estimulante.

La actividad física, activa el cuerpo.

El cuerpo se siente que está en capacidad de producir mucho más y mejor, por la sensación de confort y bienestar que se genera al practicar ejercicio.

Rutina de ejercicio semanal

Especialistas afirman que la rutina para mejorar el estado de salud, debe consistir en: tres días de actividad cardiovascular y dos días de ejercicios de fuerza.

Otro hábito que ayudará al empleado en la oficina, es que la persona interrumpa su posición sedentaria, se levante, como mínimo, cada hora.

Hacer ejercicio ayuda a controlar el estrés

Mejorar el estado de forma, contribuye a obtener más fuerza y aumenta la capacidad para afrontar situaciones de estrés.

El ejercicio en sí, es una forma de estrés controlado, ya que prepara al empleado a hacer frente a sus situaciones de estrés diario.

Consulta nuestros programas de “Hábitos Saludables” en https://minervacastillo.es/programas-bienestar/

Estaremos encantados de atenderte.

Minerva Castillo – Coach Salud y Bienestar.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *